Remedios Caseros Para el Dolor de Oído

Se proponen estos remedios caseros para el dolor de oído cuando  dichas infecciones van acompañadas de dolores intensos, por lo que, de presentarse en la noche o al estar en un lugar donde no se pueda acceder a una farmacia o visitar a un médico.

El oído es uno de los sentidos más importantes que nos permiten estar en contacto con nuestro medio ambiente. ¡Qué interesante! Es poder escuchar el latido del corazón de un bebé, o una pieza musical de nuestra preferencia y, por supuesto, cuando nos reunimos entre amigos para conversar y escuchar las opiniones, chistes u otros comentarios de los demás.

El oído amerita importantes cuidados higiénicos para evitar infecciones bacterianas conocidas como otitis referidas a inflamaciones del conducto auditivo, las cuáles pueden ubicarse en el área externa o interna.

7 Remedios Caseros Para el Dolor de Oído:

  1. Agua caliente.

Si te despiertas en la noche con un intenso dolor de oído y no tienes un analgésico que calme ese dolor, recurre a este tratamiento rápido. Calienta agua y sumerge una pequeña toalla (con cuidado y no te vayas a quemar), exprime la toalla y colócala en el oído adolorido. Este remedio casero para el dolor de oído contribuirá a desinflamarlo (si es otitis externa te sentirás mejor); además, que optimiza la circulación.

  1. Ajo.

¿Sabías que el ajo no se utiliza únicamente para sazonar comidas? Pues resulta que el ajo (allium sativum) se volverá un excelente “aliado” para calmar el dolor ótico. Para ello, tritura un diente de ajo y caliéntalo (si tienes aceite de oliva, mucho mejor). Luego, tritúralo y extrae el jugo. Coloca dos gotas en el oído adolorido o humedece un pedazo de algodón y lo colocas en el conducto auditivo.

Es importante destacar que el ajo también tiene funciones antibióticas.

  1. Albahaca vs. Cebolla.

Estos ingredientes no se utilizan únicamente para preparar una deliciosa pasta, pues también poseen virtudes analgésicas. En ambos casos, tritura dicha verdura y extrae el jugo que derivará para colocar 2 o 3 gotas en el oído adolorido. Si tienes ambas verduras, puedes combinarlas y así incrementar el efecto analgésico.

  1. Sal.

Y continuamos con los materiales que no suelen faltar en la cocina. El efecto analgésico de la sal se obtiene al calentarla (4 o 5 cucharadas) en una sartén hasta que obtenga un color marrón, posteriormente, cubre un algodón o un paño fino y limpio con la sal y, la colocas en el oído adolorido. Si acompañas este remedio casero para el dolor de oído con el paño de agua caliente, podrás sentir una mejoría más rápida.

  1. A mascar chicle.

Si el dolor de oído es causado por un taponamiento de cerumen, el mascar chicle será un excelente remedio casero para el dolor de oído, pues el movimiento mandibular puede contribuir a que el tapón de cerumen se mueva (este efecto también puede verse facilitado si colocas unas gotas de aceite para niños) conllevando al alivio deseado.

  1. Agua oxigenada.

Este remedio es muy útil para remover tapones de cerumen y destapar el conducto auditivo; además, de su efecto antiséptico. Utiliza una jeringa sin agua o un gotero (previamente desinfectado con agua caliente) y coloca la cantidad de agua oxigenada. Sentirás un “burbujeo” en el oído que favorecerá el alivio.

Tener un dolor de oído puede ser síntoma de otras enfermedades, por lo que, si sientes alivio al utilizar algunos de estos remedios caseros para el dolor de oído, no debes dejar pasar por alto la visita al médico, para que realices exámenes minuciosos y así descartar otro tipo de problemas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *