La Alimentación Durante la Lactancia – Preguntas Frecuentes

No hay que comer más de lo habitual ni privarse en la alimentación durante la lactancia. Sólo se debe mantener una dieta sana y equilibrada y no obsesionarse. Aquí le entregamos algunas respuestas a las dudas más frecuentes sobre alimentación de la madre y lactancia.

Siempre existen dudas sobre la crianza de sus hijos, algunas madres recientes incorporan las de su propia alimentación: ¿qué debo comer mientras amamanto al bebé?, ¿y evitar?, ¿dará mal sabor a la leche?, ¿me pondré gorda o muy flaca por darle el pecho?

La mayoría de las madres corren con la suerte de llevar una dieta excelente si siguen sus instintos. En cualquiera de los casos, tanto si la mujer da el pecho como si no, puede comer lo que quiera y en la cantidad que desee. Aquí encontrarás las respuestas a esas preguntas que pueden inquietarte.

¿Cuál es la alimentación durante la lactancia?

Esta regla general aplica a todas las madres, la dieta sana para una madre lactante es igual que para todo el mundo: una base de cereales (pan, arroz, pasta…) y legumbres (lentejas, guisantes, garbanzos, alubias…), complementada con frutas o verduras y carne y pescado de vez en cuando.

Conviene no abusar de azúcar y dulces, aperitivos salados, refrescos azucarados, grasas…

¿Cuánta comida necesito?

Aquí debes estar pendiente de tu apetito, el marcará las cantidades. Casi nunca se falla y los errores no pasan desapercibidos: si se adelgazas varios kilos, es que necesitas comer más, y si engordas, es que necesitas comer menos.

Si das el pecho, solo hay que comer algo más. Esto es muy común que suceda, el metabolismo de la mujer cambia durante la lactancia, lo mismo que durante el embarazo, y aprovecha mucho mejor la energía de los alimentos.

¿Hay elementos prohibidos mientras se da el pecho?

La respuesta es sencilla y muy clara: “No existen”. La alimentación durante la lactancia no te limita de comer patatas fritas, ni mayonesa, ni pasteles, siempre que no sean los únicos componentes de la dieta. Lo que ingiera la madre influye muy poco en la composición de la leche. Aunque no te alimentes bien, tu leche sigue siendo excelente. Te conviene seguir una dieta equilibrada por tu salud, no por la de tu hijo.

Importante tomar en cuenta que en la alimentación durante la lactancia cambian el sabor de la leche (ajos, cebollas, espárragos, alcachofas, especias…), pero no hacen que el niño coma más o menos. Si luego de comer cierto alimento el bebé se pone nervioso al pecho y no quiere mamar, ya sabes que no le gusta y, si quieres, puedes evitarlo. Sin embargo, como el sabor de la comida ya pasa a través de la placenta, no suele haber ningún problema con alimentos que suele consumir la madre, ya que su hijo está acostumbrado.

Vale la pena destacar que ningún alimento que tome la madre causa gases en su hijo. Esta es una creencia falsa. Si bien es cierto, algunos alimentos producen gases en el intestino durante la digestión. Pero ese gas no puede pasar a la leche, porque para hacerlo tendría que pasar por la sangre.

Alergias. Si el niño es alérgico a algún alimento, el pediatra te recomendará que dejes de comerlo durante la lactancia.

¿Puedo hacer régimen?

Quizás desconoces esto, pero una parte de lo que se engorda durante el embarazo son reservas para la producción de leche. La mayoría de las madres mantienen el peso durante los primeros tres meses, y solo luego empiezan a perder de forma natural. Si la mujer no da el pecho, tal vez tenga que vigilar un poco su dieta y hacer más ejercicio.

Si realmente es necesario y hace falta perder peso, una dieta de unas 1.750 calorías al día permite adelgazar paulatinamente (5 kilos en 10 semanas), sin que se altere la producción de leche.

¿Hay comidas que ayuden a producir más leche?

No. Si un bebé engorda más que otro, no es porque su madre tenga más leche, sino porque el niño es más comelón. Así que no hagas caso a las creencias populares: no es necesario comer leche y avellanas

¿Qué cantidad de agua debes beber?

La respuesta es más que obvia, toda la que quieras. Si das el pecho, tendrás más sed de lo habitual, sobre todo durante la toma, pues la hormona oxitocina produce sed. Es automático, no necesitas calcular, ni forzarte a beber agua si no te apetece.

¿Cómo organizarse para alimentarse bien?

Si eres primeriza, puedes sentirte agobiada ante tus nuevas obligaciones (y si es el tercero, tendrás más experiencia, pero también muchas más obligaciones). Muchas madres se encuentran sin tiempo para cocinar ni casi para comer, y temen estar mal alimentadas porque pican «cualquier porquería» de la nevera, a veces de pie y con el niño en brazos.

Pues no te vayas asustar. Diga lo que diga la sabiduría popular, en la alimentación durante la lactancia, la comida alimenta igual fría que caliente, no es indispensable comer cada día a la misma hora, y picotear es más sano que hacer tres comidas al día. Este tips es importante que lo apliques, comer lo mismo, pero más repartido, es mejor para la tensión, el azúcar y el colesterol, y puedes picotear muchas cosas que no son porquerías (fruta, un bocadillo, una zanahoria, un trozo de queso, unas almendras…).

Un truco: si te acostumbras a preparar el doble de cada receta, te sobrará para la cena, o para congelar. El microondas es muy útil para descongelar y calentar restos.

¿Necesito más vitaminas?

Para dar el pecho no hace falta tomar suplementos de vitaminas o minerales. Nuestra dieta habitual ya los contiene y para que la leche materna fuera deficitaria en alguna vitamina, la mujer tendría que haber enfermado primero.

Hierro

En el caso de que se haya perdido mucha sangre durante el parto, es posible que tenga anemia y necesite hierro. Si no es así, basta con el hierro que contienen los alimentos. Cuando se da el pecho, la menstruación se retrasa varios meses, así que la madre no pierde hierro, sino que lo ahorra.

Calcio

No es necesario suplementos de calcio. Durante los primeros seis meses de lactancia, todas las madres pierden calcio de sus huesos a consecuencia de los cambios hormonales. A partir de los seis meses, el metabolismo cambia, y los huesos acumulan calcio, aunque la madre no tome ningún suplemento.

Vitamina B12

Si procurar tener una dieta variada contiene mucha vitamina B12, pero ningún alimento de origen vegetal la lleva. Los vegetarianos estrictos deben tomar suplementos toda su vida.

Esto es especialmente importante en el embarazo y en la alimentación durante la lactancia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *